Las Obras del futuro

Edificio Futurista

¿Qué nos deparan los nuevos materiales que se van desarrollando de cara a las obras del futuro?

La investigación y desarrollo de nuevos materiales, no sólo alcanza a los móviles y aparatos electrónicos, si bien es cierto que somos más consciente de ello gracias al uso intensivo que hacemos de los mismos, también lo es que los nuevos materiales y compuestos marcarán un antes y un después en el sector de la construcción, y aunque aún tardaremos un tiempo en tomar conciencia de ello, próximamente se convertirán en algo tan natural como llevar el móvil en el bolsillo.

A continuación mostramos avances que se están empezando a aplicar con materiales de los que algunos, tienen unas propiedades cuanto menos, curiosas.

El grafeno que ya se venía utilizando en electrónica, en la fabricación de microchips, transistores, etc. ya se ha introducido en el sector de la construcción y además, en varias áreas.

De las propiedades que aporta a los materiales a que se aplica, se pueden destacar una mayor resistencia a tracción y desgaste, mayor dureza y flexibilidad, impermeabilidad y protección contra agentes externos, conductividad térmica y eléctrica o incluso su comportamiento bactericida.

Un ejemplo de sus usos viene de la compañía española Graphenano, que ha presentado este mismo año algunas de las aplicaciones del grafeno en el sector de la construcción.

Entre ellas cabe destacar sus aditivos de grafeno para materiales de construcción como hormigones y cementos especiales, que otorgan a estos una mejora de características en cuanto a prestaciones, aportando mayor resistencia, elasticidad, así como durabilidad. Además, al aumentar considerablemente su resistencia repercute a su vez en una reducción de las necesidades de hormigón  y acero en la construcción.

También está trabajando con grafeno y fibra de vidrio consiguiendo un material con una resistencia similar al acero, reduciendo su peso prácticamente a la mitad, y aumentando su durabilidad.

Así mismo comercializa ya otros productos que permiten crear revestimientos decorativos de gran resistencia, elasticidad e impermeabilidad, o platos de ducha con grafeno 100% ecológicos que han recibido un premio a la innovación y sostenibilidad.

La verdad es que las propiedades de este material, dan un poco de… ¿vértigo?

La Universidad de Alicante ha desarrollado un tipo de resina que se autorepara. En este video  podemos ver como cortan una pieza realizada con este material con unas tijeras y con tan solo juntar las piezas durante unos segundos, se repara automáticamente a temperatura ambiente y sin necesidad de agentes externos como luz o calor.

La reparación se produce mediante un proceso físico que se puede repetir cuantas veces sea necesario sin perder sus características, y además dicha reparación podría reproducirse de igual manera dentro de un fluido.

Y por último y no menos asombroso, es súper elástico y tiene memoria de forma, por lo que al cabo de unos minutos de haberse deformado, vuelve a su forma original.

Hace ya años que la empresa Shiseido instaló una lona publicitaria en pleno centro de Madrid, y una tecnología similar se está utilizando en un proyecto en Quart de Poblet mediante la implantación de toldos de similares características.

A grandes rasgos se podría decir que se trata de impregnar las lonas con dióxido de titanio, que gracias a tus propiedades fotocatalíticas consigue que el material tenga un comportamiento similar al de la fotosíntesis.

Si bien no tenemos datos de los resultados obtenidos por la lona de Shiseido, los extraídos tras dos años de trabajo en Quart de Poblet, indican que los todos pueden reducir los óxidos de nitrógeno entre un 35 y un 50%, mientras que las lonas lo hacen en torno a un 25% dependiendo de la época del año. Así mismo la disminución de dióxido de nitrógeno oscila entre un 43 y un 54% con los toldos, siendo de entre un 23 un 45% la conseguida por las lonas.

Breath Brick, es el innovador ladrillo que filtra la polución del aire y que ha sido desarrollado por Carmen Trudell.

Se trata de un ladrillo diseñado para ser parte del sistema de ventilación de los edificios, que se construyen con una fachada de doble capa. El Breath Break pasaría a ser una segunda piel del edificio, que actúa en base a la idea de la filtración ciclón de los aspiradores modernos, consiguiendo retener un 30% de partículas finas contaminantes del aire, y prácticamente el 100% de partículas más gruesas como polvo, etc.

Además del efecto anticontaminación, aporta una capa de aislamiento adicional al edificio, con la consiguiente reducción en consumo energético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *